Ascaso desde el monte Nabaín

En la primavera del 2000, un grupo de los nuevos vecinos de Ascaso constituyó una Asociación para poder llevar a cabo determinadas mejoras en la aldea. Ahora, muchos de los antiguos habitantes también participan en sus actividades.

 

Desde entonces, muchas cosas se han conseguido: Central de energía solar, acometida de agua potable, alumbrado público, restauración de la vieja fragua, arreglos en la pista y recuperación de la fiesta de San Julián, que hoy celebramos enmarcada en la Muestra de Cine de Ascaso.

 

Pronto, la unión conseguirá el alcantarillado y una fosa séptica, arreglo de la plaza o campos de trabajo para mejorar caminos y muros. Pero, sobre todo, la asociación es un intento de que la reconstrucción de la aldea no se quede en un mero trabajo de piedras y losas sino que, además, se reconstruya su vida social y comunitaria.